23/09/2018 - Presentaron en El Palomar al último Hércules modernizado

Es el tercero actualizado de la flota pero el primero realizado en el país por un equipo conformado sólo por técnicos argentinos. Fue uno de los dos aviones que reabasteció en vuelo a los aviones que combatieron en Malvinas.

El silencio de radio era total. A la altura estipulada y en la ubicación precisa, el Hercules C-130 extiende sus mangueras. En medio del Atlántico Sur, aquella tarde de mayo de 1982, el peligro se mueve en silencio. A la distancia aparecen unos puntos, se trata de cuatro aviones cazabombarderos A-4 Skyhawk que necesitan reabastecerse en vuelo para completar la misión con mayor soltura. Sin mediar palabras y con la perfección de la experiencia, de a dos, los aviones se conectan en la canasta al final de la manguera del Hércules y obtienen el carburante. Un tripulante del tanquero, matrícula TC-70, los saluda con la mano y los ve alejarse hacia el este, más allá las Islas Malvinas al encuentro con los buques británicos.

El avión C-130 Hércules es un avión de transporte táctico mediano, diseñado en la década del 50 en Estados Unidos y exportado a todo el mundo. Puede transportar un promedio de 20 toneladas de carga, más de 90 soldados con su armamento, más de 70 camillas en configuración sanitaria, varios vehículos pequeños, realizar lanzamiento de carga en vuelo, etc. Actualmente es la columna de transporte de cientos de fuerzas armadas en todo el globo. La Fuerza Aérea Argentina opera este tipo de avión desde hace casi 50 años, es su principal avión de carga y transporte y el principal vínculo aéreo con la Antártida. De su flota hay dos que son particularmente especiales ya que cuentan con la capacidad de brindar combustible en vuelo, uno de estos fue actualizado y presentado hace muy pocos días en El Palomar.
 


La Fabrica Argentina de Aviones (FAdeA) entregó a la Fuerza Aérea Argentina el Hércules TC-70 completamente modernizado y listo para el servicio. Se trata del tercero que fue actualizado en sus sistemas a partir de un contrato firmado en 2014 pero es el primero en el que los trabajos se realizaron por completo en Argentina por técnicos argentinos.
El miércoles 19 de septiembre la I Brigada Aérea de El Palomar se vistió de fiesta para recibir a un conocido pero modernizado elemento de su dotación, se trata del Hércules TC-70 que fue presentado luego de los trabajos realizados en Córdoba. La ceremonia de recepción estuvo encabezada por el Ministro de Defensa Oscar Aguad, el Ministro de Transporte Guillermo Dietrich y autoridades de la fuerza.

En 2014 el Ministerio de Defensa firmó un acuerdo con la empresa L3 de Waco, Texas, Estados Unidos para la modernización y digitalización de la flota de C-130 de la Fuerza Aérea. El primer avión actualizado fue el TC-69 ‘Puerto Argentino’, otro tanquero gemelo al TC-70, luego le siguió el TC-61 ‘BAM Cóndor’. Los trabajos del primero se realizaron en la planta de L3, para el segundo las tareas se realizaron en FAdeA pero con el acompañamiento de los técnicos de L3. En el caso del TC-70 ‘BAM Malvinas’, los trabajos se realizaron también en Córdoba pero por parte de técnicos argentinos y con procedimientos diseñados en FAdeA, respetando el programa de L3. Los trabajos incluyeron la integración de sistemas digitales de comunicación, navegación, digitalización de la información en cabina y sistemas principales,  la modificación del cableado y la instalación de un nuevo sistema de aire acondicionado y APU, entre otros sistemas. Además se incluyeron mejoras en los sistemas de alerta y vigilancia, búsqueda y rescate, visión nocturna; así como la digitalización del sistema de indicación y cantidad de combustible, y el control electrónico de hélices.

En la ceremonia, el Ministro Aguad destacó que “FAdeA cuenta con altísima tecnología en Argentina, lo que le permite producir aeronaves y realizar tareas de modernización en aviones propios y también de países de la región. Actualmente en FAdeA se encuentran en proceso de modernización otros dos Hércules C-130, que serán entregados en el transcurso del año 2019”.

La Chancha, como se apoda cariñosamente al Hércules, además luce nuevos colores. Desde su incorporación, el sistema de armas C-130 utilizó un camuflaje de varios tonos de verde y marrón para mimetizarse con la flora del entorno de las bases aéreas. Ahora lucen un uniforme gris de baja visibilidad que manifiesta su moderno espíritu.
La Fuerza Aérea Argentina adquirió su primer Hércules en 1968 y llegó a contar con 16 ejemplares de distinto modelo. Actualmente cuenta con 5 C-130 de los cuales tres ya fueron modernizados y sus hermanos serán los próximos a actualizar.

Durante la Guerra de Malvinas los Hércules tuvieron un desempeño destacado ya que operaron desde el mismo día de la recuperación el 2 de abril hasta la noche previa a la capitulación, el 13 de junio. Durante el conflicto realizaron misiones de transporte de tropas, de suministros, de heridos, reconocimiento lejano, lanzamiento de carga y hasta llegó a utilizarse como bombardero (ver: Charla por Malvinas: “volverán a ser parte de nuestra Nación”), además fue el responsable de las misiones de reabastecimiento en vuelo tanto para la Fuerza Aérea como para el Comando de Aviación de la Armada, en esas misiones reabastecieron a aviones tales como los Super Etendard o los A-4B Skyhawk como el que voló el vecino Alberto Filippini (Ver:  “Teníamos 20% de probabilidad de sobrevivir”), entre otras tareas.

La Chancha es uno de los aviones más identificables de la Fuerza Aérea en el oeste del Conurbano ya que, al tener como base operativa la I Brigada Aérea de El Palomar, es común y habitual toparse con alguna de ellas volando por el cielo del barrio con su particular sonido estilo.

Redacción: Leandro Fernandez Vivas
Fotos: Ministerio de Defensa
Video: La Voz