20/09/2017 - ¨Mensaje¨ por Cristina Talarico

La imagen de una niña llorando aparecía repetidamente en mi sueño. Siempre era la misma niña, de unos cinco años, con los ojos hinchados de tanto llorar, la carita sucia y los cachetes colorados. Tenía la cabeza llena de rulos y yo sentía que me llamaba. Me tiraba los brazos, y, cuando la iba a alcanzar, me despertaba.

Yo no la conocía, pero después de algunas noches se transformó en un rostro familiar.

Un tiempo más tarde, durante un viaje a Europa, me sucedió algo a la vez siniestro y maravilloso.

Mientras paseaba por una pequeña ciudad del sur de Francia, en un hermoso día de primavera, hubo un atentado terrorista y todo voló por los aires. De pronto me encontré sola, caminando entre escombros, sin poder respirar ni ver debido al polvo que me rodeaba. Estaba mareada y confundida, cuando la escuché.

Escuché el llanto de la niña de mi sueño, y al mirar hacia las ruinas de una casa, la vi tendiéndome los brazos.
Me acerqué, la levanté y nos abrazamos.

Entonces, ella me tomó de la mano y me guió hacia nuestra salvación.

Cristina Talarico es integrante del Taller literario de Marianela.