dejanos tu comentario
Facebook de Castelar DigitalTwitter de Castelar DigitalCanal de Youtube de Castelar Digital
premio CADUCEO 2014
Acceso Usuarios Registrados

Página de inicio de Castelar Digital, tu barrio en Internet
Noticias de otro color
Emprendedores de zona oeste
Notas deprtivas de zona oeste
Anecdotas de nuestra ciudad, Castelar
Rincón literario, espacio de expresión de nuestros vecinos
Fotos de Castelar, el barrio, su historia, eventos.
La ciudad de Castelar

Agenda de actividades culturales
Artista invitado
Artistas de Castelar
Talleres y actividades zonales en Castelar, Morón e Ituzaingó

Guía de comercios de Castelar
Información útil
Mercado Castelar - Comprá y vendé en Castelar
La Noche - Boliches, bares, pubs, restaurants, hoteles alojamiento
Comercio con servicio de delivery en Zona Oeste
Remis
Charters y combis del oeste
Hospitales
Bomberos
Farmacias de turno
Policia




Acronix - Diseño Gráfico

Gabriel Colonna: “en fotografía lo importante es el mensaje”

Publicado: 19/01/2019


El multi premiado fotógrafo contó a Castelar Digital como llegó a realizar los disparos más celebrados en los circuitos fotográficos argentinos. Actualmente integra el Top 10 del ranking Monocromo y Travel de fotógrafos de la Federación Argentina de Fotografía. “Tomarse su tiempo para cada foto está bueno”, dijo a Castelar Digital.



El sol del verano, implacable, ingresa pleno por la ventana que mira al oeste. Castelar Norte parece dormir la siesta bajo el calor de enero. En el interior del departamento el brillo natural, casi horizontal, pinta cada uno de los premios generando un claroscuro que se recorta en sombra contra la pared. Estatuillas, medallas, logos de cámaras antiguas y nombres de distintos lugares del país galardonando al anfitrión del encuentro. En la otra pared, una serie de monitores muestran las obras premiadas, los mismos monitores donde nació Castelar Digital. Gabriel Colonna muestra orgulloso el producto de su esfuerzo: más de 20 medallas, premios, diplomas, reconocimientos y, por sobre todo, la ubicación dentro del Top10 de fotógrafos argentinos enmarcados dentro de la Federación Argentina de Fotografía.

El 2018 fue un año prolífico para el fotógrafo de Castelar, conocedor de los circuitos fotográficos del país, participó de los certámenes que llevan adelante los foto club de toda la región. En distintas categorías y requisitos, los certámenes que están dentro de estas modalidades funcionan como los campeonatos de Fórmula 1 o el ranking de tenistas, es decir, cada victoria otorga puntos posicionando a cada participante en un Top10 al finalizar el año. Colonna completó su 2018 en la tercera posición para la categoría Monocromo y en sexta posición para Travel, habiendo competido con miles de profesionales de la imagen de toda Argentina.

“Es un recorrido constante. La FAF - Federación Argentina de Fotógrafía - nuclea a los foto clubes del país, y estos realizan concursos fotográficos. Son dos concursos por mes, en promedio unos 20 concursos al año, entonces todos los meses se presentan fotos en distintos foto clubes. Las categorías fijas son Color, Monocromo, Travel, Naturaleza y Periodística, más alguna extra designada por el club organizador”, señaló el fotógrafo ante la consulta de Castelar Digital.

Los premios se escalonan según el valor alcanzado por cada obra: primero son aceptadas, peldaño no alcanzado por todas por lo que significa un nivel de calidad suficiente y necesario profesionalmente para continuar en carrera. Aquellas que cuenten con características que las destaquen alcanzan el diploma, una mención por el logro alcanzado. Continúa la medalla, siendo el paso previo a la máxima presea. Las medallas pueden ser entre 5 o 10 según el caudal, son aquellas imágenes a las que les faltó muy poco para alcanzar el punto máximo. El primer premio, único e indiscutible, es la obra que condensa en un solo recuadro todo lo esperado por el jurado. “Gané muchos, lo más fácil de contar son los primeros premios: tengo tres este año. Medallas entre 15 y 20, diplomas de mención bastantes más”. Los números se vuelven anecdóticos pero cada premio y reconocimiento es la valoración del esfuerzo, de años de práctica, aprendizaje, la especialización del ojo y de la mano encargada del disparo. 

La obra de Colonna se hace fuerte en dos categorías bien distintas, Monocromo y Travel: “Monocromo es un solo color, blanco y negro, o sepia, no puede haber más de una tinta de color. Lo que tiene de interesante el monocromo es que importa más la situación, la composición, el peso, porque el color muchas veces puede ser un elemento distractivo de lo que se quiere contar. El blanco y negro es más crudo, ves las formas, la estructura, las texturas pero no se distrae por los colores que llaman la atención o generan atmósfera.  Travel, son fotos de viaje que representen la cultura y esencia de algún lugar, marca la idiosincrasia o lo que lleva a la gente a viajar a ese punto en particular. Tiene que brindar características del paisaje, de las ciudades, la gente, tiene que describir un lugar y mostrar su impronta. Me encanta viajar, la mayoría de mi fotografía viene de algún viaje, paseo o experiencia recreativa. Tengo mucha fotografía de arquitectura, en monocromo o color, o dentro de la categoría travel, porque la arquitectura de las calles de una ciudad es parte de travel, uno muestra la vida de la gente de un determinado lugar, cómo interactúan con esa arquitectura”.

“Cada instancia, premio medalla, diploma y aceptación tiene puntaje y al fin de año se hace el ranking por categoría y por autor. Monocromo es la que más me apasiona, me gusta mucho la foto en blanco y negro, estuve todo el año disputando las primeras posiciones junto con Hugo Lorenzo, un compañero del foto club al que pertenezco, Foto Club Parque, y otro fotógrafo de otro foto club. Nos estuvimos pasando la posta en los primeros lugares durante todo el año, quedé tercero por pocos puntos, dentro del volumen de todos los fotógrafos de argentina que se dedican al foto clubismo. En Travel estoy sexto. Fue una sorpresa en realidad, me concentré en Monocoromo y no le presté atención durante el año, no estuve al tanto del puntaje, entonces encontrarme en el top ten fue una sorpresa, no había estado haciendo el seguimiento concurso a concurso. En la otra categoría me mantuve en el seguimiento de los certámenes”, señaló el artista.

La fotografía, en la experiencia de Colonna, va de la mano con viajar. Si bien su pasión por el control de la luz nació en Castelar y en los primeros concursos se defendió con instantáneas capturadas en las calles de la ciudad, recorrer el mundo le permite tener otras miradas, otros puntos de vista, otros enfoques. De Castelar a la Argentina para luego recorrer algo de Brasil y gran parte de Europa: “Uno de los lugares donde tengo puesto mi corazoncito es España. Me encanta. Tiene una diversidad de paisajes, de culturas, de fiestas, festividades, es muy interesante porque es muy distinto cada punto cardinal de España. Es un lugar donde le puedo sacar el jugo a mi fotografía. Argentina también, ni hablar, un abanico completo de paisajes, aunque quizás no una diversidad tan rica para ciudades, hay también muchos lugares difíciles de acceder o por seguridad tampoco se puede hacer la foto que uno quiere hacer. Me encanta hacer foto nocturna pero acá todavía no encontré la vuelta para hacerlo con los niveles de seguridad suficientes. Valencia, Barcelona, Sevilla, son las tres que más fotografié, Cádiz, también mucho en Portugal, Reino Unido (Inglaterra y Escocia), Alemania, el año pasado estuve en Brasil, vinieron fotos del país vecino y quiero ir a Uruguay que estando tan cerca prácticamente no conozco”.

Historias en fotos

La dinámica propia de los certámenes a veces deja fuera de competencia a las mejores fotos. La foto que obtiene un primer premio en cualquiera de los certámenes no puede volver a competir durante el mismo año, en cambio las que obtienen medallas o diplomas siguen rotando a lo largo del año lo que les permite seguir sumando puntos para el ranking final. Algunas de esas fotos multipremiadas tienen una historia particular que contar: “Una de las más reconocidas la tomé en Milán, se titula Comunión en Armonía. Es una de las pocas con intervención, la mayoría de  mi trabajo es de toma directa, pero en ésta me animé a ser más creativo. Estuve esperando lo que le faltó, no sucedió y entonces sumé digitalmente elementos de otras fotos propias. Muestra el hall de entrada de un edificio que tiene un gran hueco en el techo que da a un balcón y se ve otro edificio detrás, le agregué nubes y un ave como para reforzar  el mensaje de escape y libertad. Después otra foto muy premiada es una de Valencia, de la Ciudad de las Artes y las Ciencias del arquitecto Santiago Calatrava, es una foto nocturna. Me gusta mucho el trabajo de Calatrava porque todo lo que diseña tiene una reminiscencia al mar, al océano, va parte de su historia y su vida, es el arquitecto del Puente de la Mujer de Puerto Madero. Siempre tiene una connotación a lo marino. En la Ciudad de las Artes hay un conjunto de edificios que si uno lo mira de un ángulo particular se ve un tiburón comiéndose un pez. Esta obra se llama Pez, se ven los edificios que alineados forman el pez. Uno puede tomar los edificios individualmente o todos juntos, para formar la escena completa”, explicó Colonna, y continuó, “Hay otra foto con una anécdota interesante, muy premiada. Valencia, dentro de España y después de Castelar, es mi segundo hogar. Tengo muuuchas fotos de ahí. Un día jugando con los arcos de la Ciudad de las Artes y la Ciencia, me encuentro con un flaco que estaba haciendo BMX, son bicicletas chiquitas y hacen piruetas, saltos, giran una rueda, la otra. Lo vi ahí con la majestuosidad de toda esa arquitectura, esa geometría y le capturé algunas fotos. Era el último día que estaba en Valencia, fue de las últimas fotos, el último recuerdo de Valencia en ese viaje. Esa foto la revelé, la presenté, ganó premios. Esa foto participó muy fuerte en 2017 en color y ya en el 2018 en su versión blanco y negro, BMX por Valencia, siguió participando en certámenes donde aún no había participado. Yo me estaba yendo, al atardecer, le hice un par de fotos y no entablé comunicación con él. Cuatro años después vuelvo a España y regreso a Valencia. Comienzo a recorrer la zona de los jardines y cuando miro por un balcón hacia Ciudad de las Artes y las Ciencias veo que había un muchacho haciendo BMX en el mismo lugar donde saqué fotos cuatro años antes. Me ganó la curiosidad. Bajé y le saqué fotos. Cuando frena para hacerle una reconfiguración a la bici me pongo a hablar, le cuento de una foto que tomé ahí y que había sido premiada . Él me dice que siempre va pero son muchos los que hacen BMX en la ciudad. Le muestro la foto y era él, en el mismo lugar pero cuatro años antes. Mucha gente le toma fotos al estar en un lugar muy turístico pero pocos se las mandan o son de mala calidad. El muchacho se emocionó, me contó de la actividad, los secretos del BMX. Estaba fascinado con la foto de hace cuatro años, le agarró nostalgia por aquella pirueta que ahora había perfeccionado. Me presentó a otra gente, del ciclismo, gente de Valencia que hace otras actividades interesantes, la fotografía es la excusa para lograr eso, conocer gente, aprender de su actividad. Siguió haciendo piruetas pero esta vez en diversos puntos que me interesaron visualmente y básicamente lo ametrallé a fotos jajaja”, cerró el fotógrafo mientras con su dedo gatillaba el aire como emulando cada foto.

De la escuela al Fotoclub

Gabriel Colonna vivió toda su vida en Castelar. Hizo el jardín de infantes la primaria y el secundario en el Instituto Inmaculada. Se recibió de Licenciado en Sistemas en la Universidad de Morón, creó la empresa Acronix que se dedica a la creación y administración de páginas web y hace 15 años le dio vida a Castelar Digital el portal zonal líder de la ciudad, creado en Castelar, desde Castelar para Castelar y que lidera su segmento por amplia mayoría. La fotografía como profesión apareció en los últimos años, primero como complemento a las entrevistas de su medio zonal y luego como pasión: “La fotografía es algo que siempre llevé adentro. Mi abuelo fue fotógrafo y también participó en el Foto club Buenos Aires, obtuvo varios premios también. Yo no llegué a conocerlo, falleció cuando mi papá era chico. Mi papá es aficionado a la fotografía, él siempre tuvo cámaras y yo ya desde chico comencé a sacar fotos. Por otro lado, uno de mis mejores amigos estaba vinculado a la fotografía, hacia book, moda, retratos. Yo empecé a trabajar con Castelar Digital, hice notas, entrevisté a Majo Echarri y me encantaba los trabajos que tenia y ella me recomendó una escuela. Todo eso influyó, pero el punto de inflexión fue que participé en un concurso de la escuela Sofía Barat, con una foto que había tomado en el Hogar Divino Niño Jesús, fui a hacer una nota pero también porque participaba en Sonrisas Solidarias, íbamos a ayudar al hogar, a los chicos del hogar les encantaba sacar fotos, que les saquen, verse en las fotos, fue una experiencia muy gratificante. Para el concurso tenían que ser fotos del barrio y que representaran valores, tomé una de esas fotos por el tema de la solidaridad y obtuvo el primer premio. Mi formación era , como quien dice, de oído, sacaba buenas fotos pero por autodidacta. Entonces busqué profesionalizarlo, tener una base de conocimiento para mis fotos, mis presentaciones y los concursos. Hoy miro esa foto y me doy cuenta que es una buena foto, tiene un montón de elementos para llegar al primer premio, pero sacaba una foto buena de entre diez, no tenía todas las herramientas y conocimientos, le hice caso a Majo de Umbra Et Imago y fui al Centro Argentino de Fotografía (CAF) en Morón, es una carrera de dos años. Después hice un curso de fotografía creativa y hoy es un aprendizaje constante, libros, cursos vía internet, veo el trabajo de otros fotógrafos tratando de entender cómo hicieron para sacar una fotografía y el fotoclubismo que es un laboratorio de ensayo constante, mostrar tu trabajo con pares que saben del tema y te dan su apreciación con un alto nivel de conocimiento. En el CAF admiré el trabajo de uno de mis compañeros, Marcelo Carbone, él admiraba mi trabajo también porque eran miradas completamente diferentes. Él de la nada te hace una foto, a veces son abstractas pero con una imaginación fenomenal.   Yo soy una persona estructurada, estudié sistemas, eso me marcó y se trasladó a la fotografía, no deja de ser creativa, pero mis fotos tienen una base, un recorrido, una estructura bien marcada. Las fotos de él son todas descontracturadas, esa admiración por el trabajo del otro, ese querer entender el trabajo del otro nos llevó a tener charlas hasta filosóficas. Decidimos realizar un emprendimiento propio, él me llevó al Grupo Fotográfico Parque donde ya participaba y ahí arranque el fotoclubismo. Decidimos también llevar el arte a la fotografía más comercial, creamos GAMA Taller de Imagen y nos dedicamos a la fotografía de producto, moda, también la fotografía de arquitectura pero con una mirada más comercial, fotografía para editorial, redes sociales”.

Lo que surgió desde el impulso en Castelar lo llevó a estudiar en el CAF. Los Foto Clubes y un sinfín de cursos accesorios sumaron a la capacitación del fotógrafo: “Castelar influyó muchísimo en mi fotografía. Porque profesionalmente mi fotografía la empecé a desarrollar en el barrio, para el trabajo de Castelar Digital. El primer concurso que gané y disparó todo esto fue en Castelar, la foto fue de Castelar, la gente que me recomendó el lugar es de Castelar y todavía hoy tengo muchísimas fotos con las que ganó premios y son de Castelar. La última es de un foodtruck, para un concurso de fotografía callejera que tuvo medallas. He tomado muy buenas en el INTA y en su Jardín Botánico Ragonese, una foto mía ilustra el libro de Ana Molina del Jardín Botánico, callecitas de Castelar también, en el castillo Ayerza del colegio Inmaculada, hay mucho del barrio en las fotografías y lo que me marcó para estudiar y hacer artísticamente. Los fotoclub completaron mi preparación, se comparten técnicas, se organizan salidas fotográficas, se pone en juzgamiento, en opinión, las fotos de cada uno, con dudas o a veces le faltan algo. Uno se mete tanto en la esencia de lo que busca lograr, se fija en la escena principal con tanta fuerza que no ve los detalles, el árbol te tapa el bosque, uno tiene en la cabeza lo que quiere representar en la foto, en el mensaje y a veces necesitas la mirada de alguien ajeno a esa idea para detectar detalles a pulir”, resumió el fotógrafo.
El sol se escondió por el oeste como todos los días. La noche se ve limpia y la luna se muestra como esperando ser fotografiada. La entrevista se vuelve conceptual hacia el cierre. En épocas de masividad fotográfica, cuando cualquier celular toma una foto de calidad y millones de usuarios colman la web con imágenes más o menos logradas, editadas y perfeccionadas, el arte de la fotografía tiene un espacio especial: “Todo el mundo tiene una concepción muy simplista de la foto, tocas un botoncito y está, incluso los celulares amplifican esa creencia. Fotografía es todo un mundo. Después de que uno aprende los mecanismos de la cámara, el lenguaje visual, la composición, manejar la luz y otras  cuestiones se abren un montón de caminos. Uno puede hacer fotografía de paisajes, retratos, fotografías de recién nacidos, de eventos, de teatro, sociales, periodística, de moda, productos, arquitectura, infinidad de cosas, y eso te lleva a aprender muchas más cosas, a especializarte. La fotografía es un mensaje, uno siempre tiene algo que contar. Si uno no es crítico con sus fotos, si no busca contar algo en particular, uno saca fotos por montón y sin alma. Ser fotógrafo es aprender a no gatillar a lo loco, a tomarse un tiempo para cada foto y eso está bueno, porque lo importante es el mensaje. La fotografía es en resumen comunicación visual”, finalizó Gabriel Colonna.

Entrevista y redacción: Leandro Fernandez Vivas

lecturas me gusta no me gusta Imprimir Recomendar

642

1

0

55

0







Cometarios de nuestros lectores

Registrate! y dejanos aquí tus comentarios, opiniones y anécdotas en relación a las notas publicadas.


Libro de Visitas
 



 

GAMA Fotografía
Notas de Castelar

Stand Up en Castelar de la mano de “Un poco nos pasa”

Stand Up en Castelar de la mano de “Un poco nos pasa” Cuatro monologuistas buscarán contar las anécdotas más graciosas, recurrentes y comunes de sus vidas, desde el escenario de Kamala. “Cuando uno es chico lo llaman ‘llamar la atención’. Siempre le dicen así, ‘vos querés llamar la atención’, y uno dice, ‘no,...

Rosana Passano: “La vida castiga a la gente que no cumple sus sueños”

Rosana Passano: “La vida castiga a la gente que no cumple sus sueños” Nacida en una familia atravesada por el arte y la actuación se subió por primera vez a las tablas casi de casualidad y encontró su vocación en la adultez. Actúa, escribe y dirige y en su última obra, Opaca, brilló con un unipersonal introspectivo que con...



Copyright © 2004 - 2018 Acronix Digital Solutions. Todos los derechos reservados.

Castelar, Castelar Digital, En Castelar, Castelar Nuestro Lugar, Mi Castelar, Castelar Hoy, Castelar Web, Oeste, Zona Oeste, Noticias de Castelar, Mi Castelar, Ituzaingó, Morón, Moron, Comercios, Guía, Guia Comercial, Empresas, Remis, Farmacias, Nuestro Lugar, Cercano Oeste, Oestiario, Castelar Bus, Castelar Magazzine, La ciudad de Castelar, Wikipedia Castelar, Partido de Morón, Facebook Castelar Digital