dejanos tu comentario
Facebook de Castelar DigitalTwitter de Castelar DigitalCanal de Youtube de Castelar Digital
premio CADUCEO 2014
Acceso Usuarios Registrados

Página de inicio de Castelar Digital, tu barrio en Internet
Noticias de otro color
Emprendedores de zona oeste
Notas deprtivas de zona oeste
Anecdotas de nuestra ciudad, Castelar
Rincón literario, espacio de expresión de nuestros vecinos
Fotos de Castelar, el barrio, su historia, eventos.
La ciudad de Castelar

Agenda de actividades culturales
Artista invitado
Artistas de Castelar
Talleres y actividades zonales en Castelar, Morón e Ituzaingó

Guía de comercios de Castelar
Información útil
Mercado Castelar - Comprá y vendé en Castelar
La Noche - Boliches, bares, pubs, restaurants, hoteles alojamiento
Comercio con servicio de delivery en Zona Oeste
Remis
Charters y combis del oeste
Hospitales
Bomberos
Farmacias de turno
Policia




Acronix - Diseño Gráfico

¨Un Instante¨ por Alberto José Dieguez

Publicado: 01/06/2017


… el cielo se encuentra nublado; la temperatura es de 6 grados 4 décimas; la humedad del 97 %... Juan apagó la radio, tomó el abrigo y como lo hacía desde más de diez años todas las mañanas, se dispuso a recorrer las cinco cuadras que distaba la estación de tren, de su casa.

Las recorría con paso rápido, marcial, con su cuerpo rígido y movimientos robotizados, parecía hipnotizado, ensimismado en sus pensamientos casi exclusivos: el partido de futbol que se transmitiría esa noche. Mientras caminaba elucubraba acerca de si ganaba tal equipo o perdía tal otro; imitaba la transmisión de algún relator radial; repetía las jugadas de uno u otro partido con tal precisión que parecía estar viéndolo.

Era el ritual diario que realizaba mientras caminaba y que volvía a repetir silenciosamente, dentro del vagón del tren, mientras realizaba el viaje a su trabajo en la Capital.

Ese día algo extraño pasó. Noto que en su trayecto algo había cambiado. Las casas con techo de tejas a dos aguas, habían sido sustituidas por enormes edificios de viviendas colectivas para las clases medias; los jardines con sus rosales y perfumados jazmines habían dado lugar a lúgubres estacionamientos de cemento, que albergaban automóviles; muchos árboles habían sido arrancados para posibilitar la entrada y salida de los automóviles de sus habitantes; las casas se habían convertido en fortalezas enrejadas, con sensores y cámaras de seguridad …

La vieja estación de tren de estilo inglés había desaparecido, junto al florista que durante treinta años había perfumado y dado colorido al recinto.  Los murales que ornamentaban las entradas a la estación,  realizados en venecitas  por una artista de Villa Mecenas y los murales pintados que decoraban los muros adyacentes, habían sido demolidos. En su lugar un cubículo de cemento  insulso, desabrido, los había suplantado.

Juan no sabía que había pasado. Eran alucinaciones, eran visiones producidas por el sueño interrumpido…

Menos aún estaba Juan para pensar en los negocios inmobiliarios  que de la mano de gobernantes y políticos inescrupulosos y corruptos, se hacían a diario. Para que pensar en eso, si el país era una sociedad en decadencia,  degradada en todos sus ámbitos ?  Cómo poder escapar del clima mediático mediocre, masificado, que imponía la propaganda consumista y un pensamiento único destinado a formar una mayoría ignorante, pasiva?

Juan había decidido no hablar de política, ni de economía, así como tampoco de la situación social. Para qué complicarse la vida, si había cosas más importantes que lo hacían sentirse bien y reconfortado.  La angustia existencial no era para él.

¡Qué bajón!  ¡Que lo pario! exclamó con bronca.

¡Que me vienen a mí, con el espacio público; con el patrimonio cultural; con la identidad! ¡Son todas boludeces, cosas de maricas!

Sacudió su cabeza de un lado a otro. Apartó estos pensamientos rápidamente, tratando de ignorar ese instante de lucidez, ese ictus mental, que sólo los neurólogos y los insuficientes niveles de segregación de serotonina, podrían explicarlo.

Volvió a sus reflexiones diarias. Su conciencia se había despojado de cualquier cosa que pudiese alterar su obsesión religiosa por él futbol.  Qué  golazo el del delantero que había dejado paralizado al arquero.  ¡Qué genial!  ¡Qué goooooool! a los 23 minutos del segundo tiempo. Pero que mal descripto en la radio por el comentarista, un ex-jugador que relataba partidos de futbol, mientras se  incluía  una buena dosis de propaganda comercial y política.  Y hoy se jugaba el clásico de la zona, con el local que había ganado cinco partidos, empatado dos y perdido uno, pero que si ganaba podía afianzarse en el tablero y pelearla con los punteros. ¡Qué grande el cabezazo del histórico goleador, en el partido contra….!

Alberto J. Dieguez

lecturas me gusta no me gusta Imprimir Recomendar

1109

0

0

84

0







Cometarios de nuestros lectores

Registrate! y dejanos aquí tus comentarios, opiniones y anécdotas en relación a las notas publicadas.


Libro de Visitas
 



 

GAMA Fotografía
Notas de Castelar

“MARIPOSA LIBERTARIA” la nouvelle de Jorge Colonna

“MARIPOSA LIBERTARIA” la nouvelle de Jorge ColonnaJorge Colonna ha presentado su nouvelle “Mariposa Libertaria”. Es un texto de ficción que evoca la extensa rebelión antiesclavista, acaecida entre 1757 y 1804, que culminó con el triunfo de los esclavos y la creación de Haití, como nación independiente.

Tránsito, ¿Y por casa como andamos?

En Castelar no respetamos las normas de tránsito. Se puede observar en cualquier día y horario, que los Castelarenses no estacionan donde deben y no respetan sendas peatonales, semáforos ni espacios para discapacitados



Copyright © 2004 - 2016 Acronix Digital Solutions. Todos los derechos reservados.

Castelar, Castelar Digital, En Castelar, Castelar Nuestro Lugar, Mi Castelar, Castelar Hoy, Castelar Web, Oeste, Zona Oeste, Noticias de Castelar, Mi Castelar, Ituzaingó, Morón, Moron, Comercios, Guía, Guia Comercial, Empresas, Remis, Farmacias, Nuestro Lugar, Cercano Oeste, Oestiario, Castelar Bus, Castelar Magazzine, La ciudad de Castelar, Wikipedia Castelar, Partido de Morón, Facebook Castelar Digital