dejanos tu comentario
Facebook de Castelar DigitalTwitter de Castelar DigitalCanal de Youtube de Castelar Digital
premio CADUCEO 2014
Acceso Usuarios Registrados

Página de inicio de Castelar Digital, tu barrio en Internet
Noticias de otro color
Emprendedores de zona oeste
Notas deprtivas de zona oeste
Anecdotas de nuestra ciudad, Castelar
Rincón literario, espacio de expresión de nuestros vecinos
Fotos de Castelar, el barrio, su historia, eventos.
La ciudad de Castelar

Agenda de actividades culturales
Artista invitado
Artistas de Castelar
Talleres y actividades zonales en Castelar, Morón e Ituzaingó

Guía de comercios de Castelar
Información útil
Mercado Castelar - Comprá y vendé en Castelar
La Noche - Boliches, bares, pubs, restaurants, hoteles alojamiento
Comercio con servicio de delivery en Zona Oeste
Remis
Charters y combis del oeste
Hospitales
Bomberos
Farmacias de turno
Policia




Acronix - Diseño Gráfico

¨Cándidas Damas Vicentinas¨ por Mónica B. Baldi

Publicado: 03/10/2015


¡Qué cosa, papá! Pienso y pienso y sigo sin comprender qué pudo llevarte a juzgar que algo así me haría cerrar la boca

Sé que querías demostrar que era tuya la última palabra.  Claro,  ¿cómo una mocosa de catorce años te iba a seguir diciendo “sí papá”, mientras hacía  lo que se le daba la gana?  ¡In-to-le-ra-ble!
Hasta me sentía satisfecha con tus bramidos, los comentarios de mamá por lo bajo y la habilidad de la abuela para inventar castigos ejemplares.

Como tonta adolescente con pretensiones de omnipotencia, nunca pensé que iban a cumplir con alguna de esas amenazas impracticables.  Tampoco calculé que mis desobediencias actuales, fueran juzgadas impropias.  Digo: si fui desafiante desde que tengo memoria, no sé por qué había que horrorizarse.
Esa hermosa tarde de junio, el Director del Colegio envió por mí al aula interrumpiendo una clase.  Todas mis compañeras murmuraron.  Eso no pasaba nunca. La profesora, con soberbia displicencia, lo permitió. Por supuesto, llegó por mí la Jefa de Preceptoras.

Descendiendo los dos pisos altísimos del edificio centenario, barajé mentalmente situaciones espantosas: desde la muerte de la nonna, hasta la internación en estado grave de alguno de mis padres.

Ya en planta baja y frente a la puerta de la imponente Dirección aguardé impaciente unos instantes.  Me preocupó mucho la estrecha vigilancia de dos preceptoras, una a cada lado.    Mientras seguía evaluando motivos de lo inminente, la puerta se abrió y caí en la cuenta del peligro en que me encontraba.
Los dos graves rostros me observaron: el Sr. Director y papá. Las miradas de reprobación que me condenaban, lo decían todo.  Quise dar un paso y las preceptoras me retuvieron.  Me sentí convicta y a punto de ser arrojada a un calabozo.

Papá vino hacia mí sin decir palabra, hizo un gesto hacia el costado de una columna y salieron dos empleados de su confianza.  Uno me tomó de cada brazo y mi padre, mudo, nos condujo hacia el auto.  Me sentaron entre esos dos hombres que yo conocía desde chica. El grave silencio rodeaba mi desesperación.

Tuve miedo de abrir la boca por lo dramático de todo: ¿qué estoy haciendo en el coche si vivo a la vuelta del colegio?  Sólo quería salir eyectada del asiento.  Es definitivo: demostraría indiferencia y altivez.  Oportunamente, aunque intuía la gravedad, controlaría el desastre.

El drama se desató cuando llegamos… ¡a casa!  Me bajaron y al cruzar el pasillo del zaguán, logré zafar de esos dos.  Corrí hasta el cuarto de mis padres y vi que mamá estaba de pie: buena señal, me dije. 
La demostración de mi error apareció cuando me detuve a contemplar la escena. ¿Qué hacés mamá metiendo mi ropa en una valija?, grité al tiempo que sentí la enorme mano de papá arrastrándome del brazo a otro cuarto.

Supe que era el fin, que iban a cumplir con la amenaza reiteradamente proferida: ¡me van a encerrar!  Interiormente grité: ¡jamás van a poder hacerlo!

Sé que luché como endemoniada por soltarme de la fuerza bruta de su puño que me detenía dolorosamente.  Si ese portentoso hombre medía dos metros con cinco centímetros pero era un viejo de treinta y siete años, yo tenía que poder con él.

Cual Ainia en lucha contra Aquiles en Troya, logré vencerlo y huir.  Escuché las órdenes que vociferaba a los miembros de su ejército presentes en la escena mientras corría hacia la terraza.  Puse una escalera de madera que siempre descansaba contra una pared para subir al techo.  Rápida como un lince, trepé al techo y, cuando arranqué  los escalones utilizados, vi el rostro atónito de mis seguidores al llegar a la azotea.  Reía vencedora: ellos no tenían manera de bajarme.

Saltaba feliz en el enorme techo.  Podía correr libre desde el fondo de la casa hasta el borde de la misma calle como treinta metros.  Me asomé con gesto de conquistadora a la vereda, veía y escuchaba con deleite los gritos de impotencia de mi padre, el llanto y las lamentaciones de mi madre, y las amenazas  infernales que profería la abuela.  El bobo de mi hermano miraba desde enfrente riéndose con su abigarrada tropa de idiotas amigos. 

Al cabo de media hora de imprecaciones de todos mis mayores, el barrio se había congregado.  Con el timbre de salida, las chicas de la escuela que eran mis vecinas, se sumaron al espectáculo.  Sólo Lita, la turca, me alentaba.  Parece que algunas personas del público pensaban que me iba a suicidar: ¿cómo hacer semejante cosa en mi momento de gloria?

Llegaron cuatro patrulleros de la Comisaría 11 que tomaron la palabra.  No cedí.  Cuando intentaron poner escaleras facilitadas por asistentes bienintencionados, arrojé toda clase de cosas salvadoras que hay en los techos: desde ladrillos partidos hasta botellas.  Los policías ahora eran los que daban órdenes a los gritos tratando de imponerme su autoridad. Pensé que todo valía para pelear por la libertad y respondí con más municiones.

Mis planes se diluyeron cuando llegaron los bomberos.  Ellos subían por el frente y los policías por detrás, desde la terraza: ¡no tengo escapatoria!, me dije con desesperación.

¡Qué humillante rendirse ante tamaña fuerza!  Rodeada por un círculo cerrado de azules uniformes y tratada como la peor pendenciera que hubiesen enfrentado jamás, fui entregada a mi enfurecida familia.  El rostro de mi padre estaba de un color rojo encendido con tintes morados producto de la furia.
En ese estado lamentable de desprolijidad y con señas de lucha, me subieron a empellones en el auto.  Flanqueada en el asiento trasero por sus empleados más grandotes, papá conducía como endemoniado.  De Almagro a Devoto a una velocidad asombrosa.  Sé que quería apretar mi pescuezo y levantarme a su altura hasta dejarme azul por la falta de oxígeno, mientras me reprochaba todo por lo que le hice pasar.  Creo que no lo hizo porque él hubiese ido preso y yo a la terapia del hospital.

Me metieron a la rastra adentro del Asilo Instituto San Vicente de Paul, ya era de noche.  El equipaje, primorosamente organizado por mamá,  descansaba en el piso como mis posaderas y las cajas con todos mis útiles y libros escolares.

Gritaba como una neurótica mientras las monjas, todas de negro, me rodeaban y me contemplaban como a una curiosidad de circo.  Cuando por fin me dejaron allí pateando, gritando y retorciéndome, lanzando todo tipo de amenazas, reparé en  una enorme placa de mármol : “Erigido en 1899 por las Damas Vicentinas para acoger a las niñas desprotegidas y descarriadas que requieran de la Divina Redención”.

En un inicio me sentí perdida. ¡Pobres monjas!  Poco tardaron en notar que mantenerme allí adentro iba a ser una pesadilla.


Mónica B. Baldi es integrante del Taller literario de Marianela.

lecturas me gusta no me gusta Imprimir Recomendar

1313

0

0

422

0







Cometarios de nuestros lectores

Registrate! y dejanos aquí tus comentarios, opiniones y anécdotas en relación a las notas publicadas.


Libro de Visitas
 

1



Lunes 5 de Octubre de 2015 - 22:47 hs

Usuario: Monica Baldi

Localidad: Villa Gobernador Udaondo, Ituzaingó

Comentario: Hola a todos los que se han acercado a la lectura de este cuento.
En realidad, forma parte de una cantidad impresionante de anécdotas de sucesos inverosímiles que he vivido. En muchísimos casos, como profesora de alumnos del ciclo superior del Secundario, las he narrado para fijar ejemplos de alguna cuestión en debate. Por otra parte, también han sido parte de charlas entre colegas.
Tengo la enorme fortuna de haber recorrido hasta el presente, un camino pletórico de situaciones desafiantes desde mi más tierna infancia.
Fueron ellos, mis alumnos, quienes siempre me alentaron a escribirlas.
Ahora, ya retirada de mi amada actividad, me decidí a dar a conocer al público general, las que considero que fueron batallas reivindicatorias de una niña, adolescente y adulta que no se conforma con un simple no como respuesta.
Gracias por todo. Cualquier comentario me resultaría enriquecedor. Sé que el camino no se recorre por la senda de los halagos.
Mónica Baldi (profbaldi@gmail.com)


 

1

GAMA Fotografía
Notas de Castelar

Travolta visitó Castelar y eligió medialunas

Travolta visitó Castelar y eligió medialunas Invitado por un vecino, el actor John Travolta visitó un local de Castelar. Tomo café y comió facturas en Medialunas del Abuelo, recorrió Tarzán y lo habrían visto en una parrilla de Santa Rosa. “Comió facturas y saludó a los vecinos”, explicaron empleados...

Concierto Lírico en solidaridad con el Argentino de Castelar

Concierto Lírico en solidaridad con el Argentino de CastelarEl evento se realizará el viernes 8 de junio en las instalaciones del club y cuenta con el auspicio del Centro Comercial e Industrial de Castelar



Copyright © 2004 - 2016 Acronix Digital Solutions. Todos los derechos reservados.

Castelar, Castelar Digital, En Castelar, Castelar Nuestro Lugar, Mi Castelar, Castelar Hoy, Castelar Web, Oeste, Zona Oeste, Noticias de Castelar, Mi Castelar, Ituzaingó, Morón, Moron, Comercios, Guía, Guia Comercial, Empresas, Remis, Farmacias, Nuestro Lugar, Cercano Oeste, Oestiario, Castelar Bus, Castelar Magazzine, La ciudad de Castelar, Wikipedia Castelar, Partido de Morón, Facebook Castelar Digital