dejanos tu comentario
Facebook de Castelar DigitalTwitter de Castelar DigitalInstagram de Castelar DigitalCanal de Youtube de Castelar Digital
premio CADUCEO 2014
Acceso Usuarios Registrados

Página de inicio de Castelar Digital, tu barrio en Internet
Noticias de otro color
Emprendedores de zona oeste
Notas deprtivas de zona oeste
Anecdotas de nuestra ciudad, Castelar
Rincón literario, espacio de expresión de nuestros vecinos
Fotos de Castelar, el barrio, su historia, eventos.
La ciudad de Castelar

Agenda de actividades culturales
Artista invitado
Artistas de Castelar
Talleres y actividades zonales en Castelar, Morón e Ituzaingó

Guía de comercios de Castelar
Información útil
Mercado Castelar - Comprá y vendé en Castelar
La Noche - Boliches, bares, pubs, restaurants, hoteles alojamiento
Comercio con servicio de delivery en Zona Oeste
Remis
Charters y combis del oeste
Hospitales
Bomberos
Farmacias de turno
Policia




Fietrando Amor entre los Dedos - Creaciones en Fieltro - Artesanías

Otra vez mamá en el suelo por Belén

Publicado: 25/04/2013


(El cuento de Belén surge del análisis y la lectura de Tuya de Claudia Piñeiro. Novela que alterna distintos formatos narrativos -diálogo llano, sin intervenciones del narrador, monólogo interior y el clásico narrador en tercera persona omnisciente-.)

-Hola.
-Hola, Nancy.
-Ah, hola Ana. ¿Qué decís?
-Todo bien. ¡Feliz cumple!
-Gracias…
-¿Todo bien por ahí?
-Sí, por suerte…
-Che, Nancy…mamá no se siente muy bien…
-¿Qué le pasa?
-No sé…viste que anda medio perdida…
-Ah…
-Y bueno…me parece que trató de subirse a la silla otra vez. Viste que siempre le decimos que no se tiene que subir ahí, ¿no?
- …
-Ella nunca hace caso. Parece que se cayó… ahora se queja de que le duele la pierna.
-Uh…
-Sí… Che, Nancy, yo tengo turno con el médico. ¿Vos podrás darte una vueltita a la tarde para ver si necesita algo?
-Ok.
-Buenos, nos vemos después…
-Sí, nos vemos. Hasta luego.
-Bueno, chau.
-Chau.

Me fui a la cocina. Tenía que tener todo listo para las doce, cuando Cecilia volvía del cole. Y después iba a tener que apurarme a lavar los platos porque tenía que ir a ver a mamá. Claro, a mí siempre me toca ir a ver a mamá. No es que me queje, yo a mamá la quiero, siempre me dio todo, siempre me bancó, incluso cuando le dije que iba a dejar odontología para dedicarme a la actuación. Pero cuando una vive lejos de la casa de los padres y sus hermanos cerca, le rompe un poco las pelotas tener que ser siempre la que sale a sacar las papas del fuego. Y yo siempre tengo que sacar las papas del fuego. “Nancy, a mamá le pasó esto; Nancy, a mamá le pasó lo otro”. Y Nancy siempre sale corriendo.
A veces me pregunto por qué soy tan boluda. Le tendría que haber dicho a Ana que hoy no puedo, que es mi cumpleaños y que voy a quedarme en casa haciendo cosas para mí. ¿Por qué mierda no puedo decir NO?
Y Fernando no me ayuda mucho que digamos. Supongo que no puedo reprocharle nada porque él también tiene quilombos con sus viejos. No puedo pedirle que salga a decir “no” por mí; si lo hiciera, quedaría como una tarada, ¿o no?

-¡Hola, Ma!
-Hola Ceci, ¿Cómo te fue?
-Bien.
-¿Aprobaste matemática?
-No sé… pero creo que zafo.
-Bueno, eso espero.
-¿Qué hay de comer?
-Ravioles con salsa blanca.
-¡Joya!
-Después tengo que ir a lo de la abuela. Parece que se cayó otra vez.
-¿Otra vez?
-Sí.
-Voy con vos, má.
-¿Segura que querés venir?
-Sí. Además, hoy es tu cumpleaños. No te voy a dejar sola.

Isabel espió por la ventana para ver si Nancy estaba llegando. Venía asomándose para espiar, desde las once de la mañana, cada veinte minutos aproximadamente. A veces era un poco obsesiva.
De repente la vio doblar en la esquina. Venía con Cecilia. “¡Ahí viene!” dijo con nerviosismo. Se alejó rápidamente de la ventana y bajó la persiana de un tirón.

Durante el viaje había estado pensando en todo lo que quería decirle a Ana. Cecilia me había estado contando algo acerca de sus compañeras, pero yo estaba en la mía, ni la escuchaba. Me parece que no se dio cuenta.
Al llegar, noté que la persiana estaba cerrada. “¿Qué habrá hecho esta vez?” Golpeé la puerta pero mamá no salió. Cecilia me miró preocupada pero no dijo nada, sabe que odio que me hablen en momentos como estos.
Revolví en mi cartera y saqué el juego de llaves de la casa de mamá. Ana y yo tenemos un juego de la casa por si pasa algo. Mamá siempre pierde las llaves. Puse la llave en la cerradura y, antes de hacerla girar, me puse a pensar. Era imposible que Ana no le hubiera avisado que yo iba para allá. Conociendo a mamá, debería haber estado colgada de la ventana para verme llegar.
“Dale, ma, abrí” -me dijo Cecilia. Cuando entré, toda la casa estaba a oscuras, todas las persianas estaban cerradas y las luces apagadas.

Isabel esperó un momento y prendió la luz del comedor. “¡Sorpresa!” gritaron todos al mismo tiempo. La cara de Nancy se transformó, estaba verdaderamente sorprendida.
Isabel, Ana y Fernando se acercaron a ella para saludarla y darle un regalo. Los tíos también estaban ahí.

Me quedé sin habla. Como no sabía qué hacer, dije gracias y me senté en una silla del comedor. Confieso que en el fondo me sentí un poco culpable. Si Fernando se hubiera enterado me hubiera dicho “¿culpable de qué?”. Pero no dije nada, ni una sola palabra. Después de todo, me habían preparado una fiesta sorpresa y se suponía que tenía que estar contenta, ¿o no?

Belén es integrante del Taller literario de Marianela.

lecturas me gusta no me gusta Imprimir Recomendar

2362

0

0

778

0







Cometarios de nuestros lectores

Registrate! y dejanos aquí tus comentarios, opiniones y anécdotas en relación a las notas publicadas.


Libro de Visitas
 



 

GAMA Fotografía
Notas de Castelar

Salvando el planeta del calentamiento global

El calentamiento global se ha convertido en un problema tan grave que por primera vez en su historia el Consejo de Seguridad de la ONU se dispone a enfrentarlo como una amenaza urgente a la paz y la seguridad internacionales, ante el riesgo de que provoque...

Semifinal en la Canchita de La Vía por Dante Pena

Semifinal en la Canchita de La Vía 	por Dante Pena Hay en Castelar, algunos rincones, donde se vivieron vibrantes domingos de pasión y fútbol de potrero. Dependiendo del barrio, esos sitios estaban identificados con diversos calificativos: "Polideportivo", "cancha", "canchita", "potrero", o simplemente:...



Copyright © 2004 - 2019 Acronix Digital Solutions. Todos los derechos reservados.

Castelar, Castelar Digital, En Castelar, Castelar Nuestro Lugar, Mi Castelar, Castelar Hoy, Castelar Web, Oeste, Zona Oeste, Noticias de Castelar, Mi Castelar, Ituzaingó, Morón, Moron, Comercios, Guía, Guia Comercial, Empresas, Remis, Farmacias, Nuestro Lugar, Cercano Oeste, Oestiario, Castelar Bus, Castelar Magazzine, La ciudad de Castelar, Wikipedia Castelar, Partido de Morón, Facebook Castelar Digital